lunes, 1 de junio de 2009

¿ADORABLES MUÑEQUITAS?

Que niña de 9 años se tiñe el pelo? se maquilla, incluso a veces llevan dientes postizos o fundas?

Un concurso de belleza infantil -Little Miss Perfect, por We TV-, busca a la niñita más perfecta, aquella que luzca exactamente como una muñeca de estantería.

La polémica no sólo está dada porque las pequeñas deben ajustarse a un patrón de belleza, sino que atraviesan por la experiencia de vivir como modelos adultas: pasan horas en las salas de maquillaje, aprenden a posar, a caminar sobre tacos, lucen decenas de vestidos y emulan a mujeres mayores.

Por YouTube pueden verse algunos envíos del programa en el que aparecen las diminutas "muñequitas" de cuatro o cinco años con kilos de rubor y rimmel, sometidas a la tiranía de horas de peinados y al enfrentamiento con otras participantes. En muchos casos los mismos padres dejan al descubierto su extremo narcisismo.

Un corsé que se aprieta cada día. Se duerme con el y /(eso a mi juicio tiene que ser una tortura) sirve para darles una figura de reloj de arena, que no seria posible de forma natural hasta la pubertad. Se hacen cosas peores por la belleza; estirar el cuello, acortar el pie... Pero eso no lo justifica. Cuando se realiza una alteración de nuestra estructura, lo que hace es degradarnos. Todos tenemos cosas que nos gustarían que fueran distintas

Estas niñas sufren una prolongada malnutrición por seguir una dieta baja en calorías al menos durante dos años. Algunas llegan a tomar hormonas para el crecimiento, un antibiótico de amplio espectro que se usa para el acné, un compuesto que controla la sudoración... Todos con efectos secundarios.

Las madres arriesgan las vidas de sus hijas para ganar. En los concursos hay mucha competencia.
A las niñas les encanta, se ponen guapas, son el centro de atención, las luces, la música... Las jóvenes ya sufren suficiente presión sin sexualizarlas de forma prematura.

Creo que algunas de las niñas si se lo pasan bien, ¿pero a que precio? Robando la infancia.

Quiero pensar que en el fondo la gente, si sabe lo que es importante. Cuesta creerlo cuando ves a mujeres disfrazarse o cambiar su cuerpo. Nunca lo he entendido. Nuestra sociedad premia la belleza, es una cultura en declive. Nunca nos dicen que no hace falta alterar nuestro físico para ser amada.

Los niños tan solo deberían ver columpios. A ver que alto llego, si giro las cadenas a ver que rápido giro, que pasa si salto antes de que se pare el columpio...

Si bien en las primeras décadas las chicas estaban motivadas por sacar adelante sus estudios y portarse bien; en los últimos 20 años las inquietudes giran en torno a su aspecto físico, que se convierte en el eje de su autoestima y superación personal. Según los especialistas, el hecho de no alcanzar estos objetivos que se proponen provoca insatisfacción, ansiedad y depresión o actitudes depresivas a unas edades cada vez más tempranas.


FUENTES:

  1. http://www.evangelinaaronne.com.ar/2008/01/infancia-trastornos-alimentarios.html
  2. http://www.inadi.gov.ar/uploads/archivoEnTexto_37.doc (Archivo descargable coninformacion muy importante )
  3. http://www.clarin.com/diario/2009/03/05/espectaculos/c-00403.htm

4 Me hablan:

Amhoher dijo...

la verdad es que me quedo de piedra, sabia que habia algo de bellaza infantil pero no hasta tal extremo.

Con lo divertido que es escalar los arboles y llegar con la cara llena de barro diciendo "MIRA CHOCOLATEEEE".

Los potinges que primero prueban en animales no tienen como fin esa tortura sino que se añade otra mas. La de hacer que se lo pongan seres tan inocentes que no saben que su inocencia...simplemente lleva mascara.

Si les gusta bien, pero a su cuerpo no y les va apasar facutra, los antitranspirantes probocan cancer de mama y aunque no las tengan aun eso se acumula si o si. y el maquillaje, desde tan temprana edad, colapsa los poros y desgata la piel aunque luego se quite con cremas. Si se usan con moderacion pues ni tan mal y queda muy bien, pero desde tan pequeñita y constantemente...malo malo.

REHTSE dijo...

Hace poco vi un capítulo de Bones que se desarrollaba en esa situación, parece mentira que haya padres tan egocéntricos que no sean capaces de ver lo que les pueden hacer a sus hijos...

Òscar dijo...

Todavía quedan viejos nazis entre nosotros. ¿Quieres conocer a uno? http://opalazon.blogspot.com/

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.